No todo tiene copyright: así puede hacer que sus contenidos sean libres

Aprobada y oficializada la ‘ley del TLC’, muchos usuarios se preguntan si se puede hacer algo –que no sea ilegal– para resistirse un poco a las prohibiciones reforzadas por la medida. Resulta que sí. Hay una manera de poner a disposición todo lo que uno hace para que otros lo puedan reutilizar, republicar o utilizar como base para una obra derivada sin temor a que la ley les caiga encima: utilizar licencias abiertas.

Copyleft

En oposición a Copyright, los contenidos abiertos pueden ser compartidos libremente.

Hay varios tipos de licencias abiertas. Entre las más conocidas están las licencias GNU GPLy las licencias Creative Commons (CC)Las primeras están dirigidas a los programas informáticos, y al utilizarlas el autor declara que se trata de una pieza de software libre, por lo que cualquier usuario tiene derecho a instalarla, utilizarla, modificarla o distribuirla sin ningún obstáculo. Entre el software cobijado por esta licencia están los sistemas operativos Linux, el programa de edición fotográfica GIMP y las ‘suites’ de oficina OpenOffice y LibreOffice.

Las segundas están diseñadas para todo tipo de contenidos: textos, imágenes, audios, infografías, videos, etc; tanto dentro como fuera de Internet. Las licencias CC tienen la característica de que amplían las posibilidades que tiene el autor para permitir ciertos usos y restringir otros. Esto hace que, por ejemplo, un fotógrafo pueda publicar su obra para que sea usada sin ánimo de lucro, sin que eso signifique que no tenga derecho a cobrar por ella cuando es utilizada con propósitos comerciales.

Los autores pueden poner una o varias de las siguientes condiciones:

  • Atribución: que su obra solo pueda ser reutilizada si se le reconoce como autor de ella en la nueva publicación.
  • No comercial: que su obra solo pueda ser reutilizada si se hace sin ánimo de lucro y con propósitos no comerciales.
  • Sin derivar: que su obra no pueda ser utilizada como base para la creación de una obra nueva.
  • Compartir igual: que su obra solo pueda ser reproducida o utilizada como base para la creación de una obra nueva si se hace en una publicación que también tenga una licencia CC.

Por ejemplo, los contenidos de ENTER.CO están cobijados por una licencia CC que les permite a nuestros usuarios reutilizar nuestros contenidos, siempre y cuando nos den el crédito, lo hagan sin ánimo de lucro y el resultado también esté protegido por una licencia CC.

¿Por qué es importante declarar que un contenido es libre?

Cuando alguien publica algo en cualquier lugar, ese contenido inmediatamente queda protegido por los derechos de autor. Por eso, lo que el autor debe hacer para renunciar a esa protección es declarar explícitamente que se acoge a otro tipo de licencia. Hacerlo es muy sencillo: basta decirlo públicamente en el lugar donde están publicados los contenidos: puede ser en el ‘footer’ o barra inferior del blog, en el sitio donde está publicada la música, o incluso en una esquina de una presentación.

De hecho, algunos sitios como Flickr o WordPress ofrecen opciones para que la publicación quede automáticamente protegida por una licencia abierta sin que el usuario tenga que hacer nada.

Al hacerlo, además alimentarán la biblioteca de contenidos libres, que crece todos los días y queles permite a muchos internautas –ENTER.CO entre ellos– crear y republicar nuevas cosas sin temor a violar los derechos de nadie.

Fuente http://www.enter.co/vida-digital/como-saltarse-legalmente-los-derechos-de-autor/

Esta entrada fue publicada en Artículos, Copyrights. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>